domingo, 25 de octubre de 2015

LO QUE NUNCA ME ATREVÍ A DECIRTE

Cada noche me sorprendo esbozando
aquello que pudo haber sido;
el provenir que nunca vino,
y que mi alma permanece aguardando.

Aun sin procurar yo lo contrario,
sin advertirlo desconoces tanto...
Tanto que me mata el daño,
mas por no herirte a ti, callo.